29 de julio de 2010

René Favaloro

"En cada acto médico debe estar presente el respeto por el paciente y los conceptos éticos y morales; entonces la ciencia y la conciencia estarán siempre del mismo lado, del lado de la humanidad"


22 de julio de 2010

James Bond

Por Alejandro Spagnoli

Sexo en la cena, muerte en el desayuno” es una frase que no podría relacionarse con la vida de una persona común y corriente. Ni siquiera es una oración acorde para describir la vida de los superhéroes que abundan en los comics. La sentencia parece diseñada especialmente para un único personaje, mítico y misterioso. Y para el misterio, nada mejor que ser un agente secreto llamado James Bond.

La primera aparición de la figura de Bond fue en el año 1952, cuando el novelista Inglés Ian Fleming publicó su primera novela, llamada Casino Royale. El autor se refiere al 007 como a un agente secreto del Servicio de Inteligencia Británico, conocido actualmente como MI6. Sin embargo, la figura de Bond se hizo más conocida por la cantidad de novelas que fueron llevadas a la pantalla grande.

Pero James Bond no se trata simplemente de un hombre con licencia para matar que sabe rodearse de mujeres hermosas, relojes y coches caros. El agente secreto tiene algo más. En 2007, se celebró en Francia un coloquio organizado por la Biblioteca Nacional de Francia, las universidades de Versalles y Nanterre y el Conservatorio Europeo de Estudios Audiovisuales, denominado “Historia cultural y apuestas estéticas de una saga popular”, en donde se reunieron científicos especializados en distintas áreas con el objetivo de analizar el “efecto Bond”. En aquel evento se señaló que durante años, James Bond estuvo presente en novelas, en la pantalla, en la publicidad y en las revistas de gastronomía y política.

"Y sin embargo no es tanto la multiplicidad de las dimensiones de esa presencia lo que es notable, sino su persistencia. Al principio portaestandarte anglosajón de la guerra fría, James Bond supo resistir a las evoluciones políticas y audiovisuales que marcaron el último medio siglo", explicó el historiador Vicent Chenille, uno de los participantes en el coloquio.

Al parecer, el 007 es realmente duro de matar. Solamente así puede explicarse que haya sobrevivido a la caída del Muro de Berlín, a los atentados del 11 de septiembre y a la era de Internet.

Como símbolo de la cultura de masas, Bond dice mucho. Tal vez demasiado. Tiene que ver con una forma de vida, un estilo, una frialdad, una actitud, un contexto. Pero este agente secreto no es estático. Por el contrario, su figura va modificándose conforme pasan los años. En sus primeros tiempos, representante de los intereses capitalistas en la guerra fría y más tarde desbaratador de oscuras organizaciones mafiosas. Quizás James Bond sea una lente que brinda una visión de la época que atraviesa nuestro mundo. Una visión con la que se puede estar de acuerdo o no, pero a la que se le debe prestar atención de todas formas.

12 de julio de 2010

Good Bye, Lenin!

Por Alejandro Spagnoli

La película Good Bye, Lenin! Dirigida por Wolfgang Becker es sin lugar a dudas una de las más interesantes producciones cinematográficas Alemanas. De enorme importancia cultural, es una obra que marca un periodo clave en la historia mundial.

Con pasajes dramáticos y cómicos, el film cuenta la historia de una militante socialista que entra en coma en Octubre de 1989. Mientras la mujer permanece inconsciente, la República Democrática Alemana se derrumba junto con el Muro de Berlín y el triunfo del Capitalismo disuelve completamente a la Alemania Oriental.

Pasados ocho meses, la mujer recupera el conocimiento, pero los doctores le advierten a su hijo Alex que no debe sufrir ningún tipo de disgusto. Para evitar una posible recaída, Alex, monta en la habitación de su madre una suerte de bunker Comunista perfectamente ambientado, como si nada hubiera cambiado desde aquel Octubre.

La situación comienza a complicarse. La mentira piadosa se vuelve cada vez más difícil de sostener hasta convertirse en una gran estafa de la que no escapan ni siquiera los vecinos, también cómplices del engaño.

Con una ambientación excelente en la estética y la idiosincrasia socialista, acompañadas de una exquisita banda sonora que incluye a Yann Tiersen y Claire Pichet, la película logra transmitir un sentimiento de nostalgia muy profundo.

Símbolo del final de una época, Good Bye Lenin! expresa magistralmente la victoria de una forma de vida por sobre otra y las distintas reacciones de las personas frente a un acontecimiento que cambiará sus vidas drásticamente.

4 de julio de 2010

Lo que dejo la Copa del Mundo

Como catarsis tuve que hacer un video sobre el papel de Argentina en el Mundial de Sudafrica. Espero que les guste.

video