29 de noviembre de 2010

La muerte de Jim Morrison

Por Alejandro Spagnoli


En materia de rock psicodélico, Jim Morrison ocupa un lugar de privilegio. The Doors, su banda, fue una de las más influyentes de este género musical y está considerada como uno de los grupos más innovadores de su época. Morrison representa una parte muy importante de la historia del rock y su sombría muerte provocó la sorpresa del planeta entero.

La versión oficial dice que el cantante murió el 3 de julio de 1973 en su departamento de París. Su novia, Pamela Courson, encontró su cadáver sumergido en la bañera, recientemente afeitado y con una semi-sonrisa en el rostro. Durante la noche, Jim se había desvelado al sufrir una descompostura por lo que decidió tomar un baño. Luego de que Pam lo encontró sin vida por la mañana, se estableció que la causa de la muerte fue por un ataque al corazón pero los motivos subyacentes nunca fueron del todo esclarecidos, dando lugar a muchas versiones que fueron pululando.

Una de las tantas teorías consiste en que Pamela le preparó una dosis de heroína a Jim, pero se excedió con la cantidad. Este exceso le habría provocado la muerte, sin embargo, siguen quedando algunos cabos sueltos, porque se sabía que a Morrison no le gustaban las agujas.

Otra de las versiones es que al cantante no le gustaba para nada la heroína y no quería que su novia la consumiese, es por eso que Pam la escondía. La muerte se habría producido a causa de que Jim esnifó la heroína de su novia, confundiéndola con cocaína.

El tecladista de The Doors, Ray Manzarek, dijo que: “Si existe un tipo capaz de escenificar su propia muerte – creando un certificado de muerte ridículo y pagando a un doctor francés – y poniendo un saco de ciento cincuenta libras dentro del ataúd y desaparecer a alguna parte de este planeta, ese tipo es Jim Morrison. Él sí sería capaz de llevar todo esto a buen puerto”. Más allá de parecer un simple comentario ocurrente, no faltan versiones que afirmen que Jim Morrison sigue con vida.

Las bromas que Jim hacia sobre la simulación de su propia muerte, pueden tener mucho que ver en las conjeturas que fueron planteadas. Una de las menos creíbles sostiene que el vocalista vive en la misma isla que Elvis Presley, Jimi Hendrix y Janis Joplin.

Pero cuando parecía que la imaginación tenía un límite, en un programa de televisión estadounidense llamado A Current Affair se emitió un video en el que se ve a un vaquero cuidando caballos que sería el legendario Jim. La teoría afirma que el cantante pasa sus días en el sur de Oregon criando caballos y pintando cuadros. Su aspecto actual sería como en la siguiente foto:


A pesar de tantos rumores, la realidad sigue siendo una sola. Jim ya no está para regalarnos su música, ni su pensamiento, ni su voz. Es probable que la memoria colectiva no quiera dejarlo ir y como resultado no dejen de surgir teorías alocadas que intentan retenerlo en nuestro mundo, o en un lugar donde habita con tantas otras estrellas del rock que se fueron tempranamente. Lo cierto es que Jim, Elvis y Janis oficialmente dejaron de existir. Sólo quedan recuerdos. Y música. Y arte. Y escuchando esos maravillosos sonidos es imposible pensar que ellos ya no están, porque siguen estando. Y están más presentes que nunca.

18 de noviembre de 2010

Justin Bieber

La otra vez vi en internet un parecido realmente increíble, esta vez con un dibujo de pokemón.


Y ahora: Jigglypuff